¿Alguna consulta? Llámanos al 954 028 034
 

¿Por qué duelen más las articulaciones en primavera?

dolor articulaciones en primavera

¿Por qué duelen más las articulaciones en primavera?

Seguramente lo hayas notado y te preguntes el porqué. Lo cierto es que se trata de un fenómeno común entre gran parte de la población y que tiene su explicación científica.

La primavera trae consigo cambios climatológicos, como el incremento de las temperaturas y la bajada de la presión atmosférica, que no solo modifican nuestros hábitos diarios, sino que también tienen efectos directos sobre nuestro organismo.

Nuestras articulaciones cuentan con nervios sensitivos, llamados barorreceptores, que responden ante los cambios en la presión atmosférica que se producen durante la primavera. Este fenómeno es el principal responsable del dolor articular en esta estación, pero no el único.

Otro hecho que se da con mucha frecuencia durante la primavera es que dormimos peor. Los episodios de insomnio son bastante habituales entre muchas personas, y otras, aunque no los padecen y consiguen conciliar el sueño, notan un decremento en su calidad del sueño, lo que les hace descansar peor.

También hay otras razones que se deben directamente a cambios de comportamiento que tienen lugar durante la primavera. Como consecuencia del mejor tiempo y de los días más largos, es normal salir más de casa y realizar mayores esfuerzos físicos. Cuando esto tiene lugar entre personas que padecen de dolor articular, el repentino sobreesfuerzo causará un aumento del dolor en sus articulaciones.

Consejos para evitar el dolor articular en primavera

DIETA EQUILIBRADA

Una de las bases de cualquier tratamiento para reducir el dolor articular es llevar una dieta equilibrada y que cuente con alimentos recomendados para el fortalecimiento de las articulaciones.

Entre ellos encontramos a los alimentos ricos en Omega 3, como el pescado azul o el aceite vegetal de lino. También es recomendable la ingesta de alimentos antioxidantes, como es el caso del té verde, que contribuirá a proteger los cartílagos. Asimismo, es recomendable incluir en tu dieta alimentos con vitamina E; presente en frutos secos, albaricoques, espinacas, pimientos y espárragos.

DORMIR BIEN

Parece más fácil decirlo y que hacerlo, pero un buen descanso es clave para evitar el dolor de las articulaciones. Por suerte, hay algunas prácticas del día a día que se pueden llevar a cabo fácilmente y que contribuirán a que disfrutemos de un sueño más reparador:

  • No trasnochar e irse a dormir siempre a la misma hora.
  • Cenar comidas ligeras para evitar digestiones pesadas y hacerlo, como mínimo, dos horas antes de acostarse.
  • Trata de que tu dormitorio se encuentre tranquilo, oscuro y con una temperatura suave.
  • Evita dormir siestas a partir de las 3 de la tarde.
  • Busca rutinas que antes de acostarte te ayuden a relajarte, como escuchar música o leer.

EJERCICIO MODERADO

Practicar ejercicio físico a diario, de manera moderada, es una de las mejores maneras de mantener unas articulaciones fuertes y en forma, al mismo tiempo que se combate el sobrepeso, otro de los factores que más contribuyen al dolor articular. Además, también ayuda a dormir mejor por las noches.

Es aconsejable caminar o montar en bicicleta entre 20 y 30 minutos al día. También puedes probar con actividades que ayudan a relajar el cuerpo, como el yoga, con el que aumenta la flexibilidad en las articulaciones y en los músculos.